Return to site

La misoginia en los argumentos anti derechos

Francella Rodríguez

Feminista, no de las divertidas

Decía la escritora feminista Andrea Dworkin: “Los hombres lo saben todo, todos ellos, todo el tiempo, no importa cuán estúpidos, inexpertos, arrogantes o ignorantes sean”. Y con razón lo decía, porque bueno, sabemos que el patriarcado se ha encargado de que el hombre se perciba como la razón y el conocimiento mientras que las mujeres se quedan con la sin razón y la emocionalidad.

A partir de esta lógica patriarcal, creo que todas podríamos dar ejemplos de mansplaining, ese paternalismo lleno de explicaciones no solicitadas que pretenden decirte como vos, con tu máster, sabes menos que yo, con mis memes.

Podríamos también, por ejemplo, citar unos cuantos ejemplos de esto dentro del debate del aborto. Los grupos anti derechos recurren con mucha frecuencia a suposiciones basadas en absolutamente nada más que la ignorancia que les es permitida sin reparo a los hombres y a la que fueron relegadas sin pena las mujeres.

Y es que fue así como la misoginia no solo permitió una quema de mujeres con conocimientos ancestrales, si no que también facultó a todo un sistema para sub-humanizarnos, infantilizarnos eternamente, para minimizar absolutamente todo lo que decimos y sentimos, para acusarnos de exageradas, de locas, de histéricas. Para desmeritar las necesidades que provienen de nada más y nada menos que nuestro propio cuerpo.

De esta manera, en el tema del aborto tenemos una serie de “argumentos” insensatos, ignorantes, inexpertos y estúpidos, diría Andrea. Estupideces que nos demuestran desconocimiento por completo del procedimiento del aborto, el contexto del aborto, la necesidad del aborto.

Enumeraré unas cuantas que muchas hemos leído o escuchado a compas de trabajo, vecinos, desconocidos y hasta médicos:

  1. “Quieren abortar todos los meses” (¿Qué les hace pensar que queremos hacerlo siempre?)
  2. “Quieren abortar porque no quieren que les salga una estría por aquí y otra por allá” (Empleada por el máximo representante del Colegio de Médicos de Costa Rica*, y es que, OBVIO, a las mujeres solo nos importa nuestra apariencia, ¿No?)
  3. “Quieren abortar sin restricción, ¡¡¡hasta los 9 meses!!!” (Obviando el desconocimiento de términos y procedimientos adecuados**, ¿Por qué creen que querríamos esperar a los 9 meses? ¿Será porque creen que un embarazo es sencillo, fácil y divertido? ¿Qué los hace pensar eso?)
  4. “Quieren abortar pero no saben que eso les va a causar un trauma” (Obvio no sabemos lo que implica el aborto, ¿Se preguntarán cuál de todos los posibles factores es lo que crea el “trauma”? ¿Considerarán que la estigmatización y criminalización del procedimiento*** son clave en este “trauma”?)
  5. “Quieren abortar porque les permite seguir en el libertinaje” (¿Libertinaje? ¿Que las mujeres tengan una vida sexual activa?)
  6. “Quieren abortar porque están desnaturalizadas” (Porque todas queremos como destino la maternidad, ¿No? y eso ellos lo saben mejor que ninguna.)
  7. “Quieren abortar como método anticonceptivo” (Porque obvio las mujeres somos súper complicadas y preferimos abortar que prevenir, ¿Verdad?)
  8. “Quieren abortar pero podrían darlo en adopción” (Por supuesto que las mujeres no hemos considerado todas las “opciones” que tenemos, gracias por la idea****)

Cada uno de estos comentarios nos hace llevarnos la mano a la frente en señal de pérdida completa de la fe en la humanidad. Pero además, debería hacernos cuestionarnos el porqué es que los hombres tienen todas esas nociones e ideas de las mujeres y sus procesos, sus necesidades y sus luchas. ¿Por qué creen que el embarazo es algo inofensivo, sin consecuencias físicas o emocionales para las mujeres? ¿Por qué creen que somos tan idiotas como para pretender abortar a diario? (Como si fuera posible) ¿Por qué creen que las mujeres estamos pidiendo algo que nos haría daño? ¿Por qué creen que somos incapaces de razonar?

Sin duda creo que la respuesta a todas estas preguntas se reduce a simple y llana misoginia. Degradar, minimizar, infantilizar y ridiculizar, absolutamente todos los argumentos, decisiones, posiciones, debates, etc. que tienen las mujeres sobre sus derechos, es la práctica constante en un ambiente en el cual no importa cuán preparada estés, cuánto sepas del tema, cuánto tengas en tu cuerpo las consecuencias de la negligencia: las mujeres no sabemos lo que queremos, lo que pedimos, lo que sentimos. Debemos siempre comprobar y corroborar con otrOs, mientras que un hombre con la estupidez más grande, puede no solo afirmarla, si no también proclamarla como santa verdad que, de fijo, en poco tiempo confirmarán desde pastores hasta presidentes de colegios de médicos.

*Debate sobre el aborto en Radio Monumental el lunes 9 de julio de 2018 con Larissa Arroyo, Alexandra Loría y Andrés Castillo, Presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK